Quizás todavía no tengamos claro lo que es o los que supone un sistema digital de formación, y ahora que ya nos hemos acostumbrado y hemos empezado a comprender conceptos como LMS, Herramienta de Autor, SCORM… se nos cruza en nuestro camino un nuevo concepto: EL LXP (Learning eXperience Platform), y aunque las tras palabras que componen el acrónimo nos dan bastante información de lo que puede suponer o ser, si vemos una comparativa funcional con las tradiciones plataforma de elearning o LMS, seguro que lo entenderemos mucho mejor.

LXP

Lleva el aprendizaje más allá del repositorio de la organización. Integrándose con otros ecosistemas “no solo cursos” ofreciendo una experiencia de aprendizaje mejorada.


Complementa el aprendizaje con capacidades adicionales, como un desarrollo de habilidades mucho más amplio, y la creación de itinerarios de desarrollo / formación muy personalizados y dinámicos.


Aprendizaje personalizado. Los LXP pueden usar los datos de interacciones de aprendizaje ampliados para establecer una comprensión más completa del impacto entre el aprendizaje y el desempeño en el trabajo.


Un entorno de aprendizaje más flexible y dinámico en gran medida impulsado por el alumnado.


El alumnado puede agregar nuevo contenido y tomar decisiones sobre qué consumir y cómo. El contenido generado por el alumnado también es común en estas plataformas.


También permiten la integración de contenido de otros proveedores de servicios, lo que proporciona aún más / mejores opciones de contenido.


Los LXP son típicamente entornos de arquitectura abierta. Actúan como agregadores de contenido para proporcionar una experiencia de aprendizaje mucho más amplia

LMS

Principalmente sirven como catálogos de cursos online y permiten el seguimiento del progreso del alumnado, y los informes de rendimiento del aprendizaje.


El enfoque principal es la gestión de cursos, aunque algunos LMS modernos también admiten itinerarios de aprendizaje que tienen cierto nivel de personalización, pero limitada.


Por lo general, satisface las principales necesidades de aprendizaje corporativo.


Principalmente impulsado por gestores de formación. La organización elige y controla en gran medida lo que se ofrece la plataforma. El LMS convencional no permite a los/as usuarios/as crear y difundir su propio contenido, o sus propios itinerarios de desarrollo personal y profesional.


Incluso cuando están abiertos a entornos externos, los LMS sirven principalmente como curadores de contenido, brindando al alumnado una experiencia de formación restringida (basada en la curación).

En resumen, los LMS ayudan a las empresas a organizar y gestionar las necesidades de formación de las personas empleadas. Hacen esto posibilitando que el contenido de formación esté disponible para las personas usuarias, y luego rastrean y administran el consumo de ese contenido.

En contraste, LXP actúa como facilitadores de conocimiento que brindan una experiencia de aprendizaje más personalizada a las personas usuarias de la plataforma. Mientras que LMS ayuda a las personas empleadas a descubrir contenido relevante en sus repositorios, las plataformas LXP permite descubrirlo aún más lejos y a través de una variedad mucho más amplia de fuentes, recursos y medios.

Hace unos años, debido a las limitaciones corporativas de las plataformas LMS, la capacidad de integrar y descargar cursos ya creados en otros entornos o plataformas, o incluso comprar un acceso a los cursos externos no era posible. Hoy, los LXP le permiten acceder fácilmente a Coursera o cualquier otro proveedor de cursos externo y encontrar el curso que estamos buscando.

En busca de mejores oportunidades, las personas empleadas de hoy sienten la necesidad de mejorar continuamente sus conocimientos y habilidades, y no solo por el “cumplimiento legal”. Los servicios de contenido modernos hacen que las personas se acostumbren a la idea de que pueden localizar fácilmente contenido personalizado y relevante “bajo demanda”, sin necesidad de acceder a la plataforma corporativa LMS.

Fue esta intensa necesidad de experiencias más nuevas, mejores, más rápidas, medibles y más personalizadas lo que hizo que los LXP empresariales fueran una necesidad.

Desde Maiaxia trabajamos todas las líneas vinculadas a las nuevas plataforma de aprendizaje con nuestras soluciones de Digital Learning eXperience (DLX)